Circulo de Suboficiales de la Prefectura Naval Argentina

En el año 2019 denuncie a los funcionarios publicos del Circulo de Suboficiales de la Prefectura Naval Argentina filial Bahia Blanca Orlando Sauco, Leonel Sauco, Walter Sauco, Daniel Santana, Carlos Lastiri, Luis Alberto Martinez, Alejandro Gizzi, Miguel Marquez, Ricardo Brandan, Ana Brandan y su esposo, suboficial femenino Almiron, Jefatura de la Prefectura de Zona Mar Atlantico Norte y Prefectura Bahia Blanca, y la totalidad del grupo de trabajo de esta sede del circulo, conformado por personal de la fuerza de seguridad por los delitos de: incumplimiento de los deberes de funcionario público, Ley Nº 25188, asociacion ilicita, y estafa.

Walter Saúco (izquierda), Orlando Saúco (centro), Leonel Saúco (derecha)

En la denuncia se hace mención que desde el año 2014 y hasta el año 2020, la comision del Circulo de Suboficiales de la Prefectura Naval (Delegacion Bahia Blanca), contrataba personas para cubrir la funcion de seguridad en el edificio de su propiedad, el cual esta situado en la calle Italia N° 482. La contratacion se hace de forma discrecional, siendo su unico requisito ser familiar directo o muy proximo a alguno de los integrante de esa sede. Esta contratacion se hace directamente en la sede y la totalidad de los miembros aceptan al personal que ingresa a ese grupo laboral.

Eduardo Daniel Santana y su esposa Marta Gizzi (prima hermana de Alejandro Gizzi)

El pago de dichos servicios se hacia directamente en esa sede, evadian el pago de tributos al fisco, y el pago proporcional a la fuerza de seguridad, tal como correspondia por ser un servicio de policia adicional.

La jefatura de la Prefectura de Zona Atlantico Norte y Prefectura Bahia Blanca, tenian conocimiento de dicha maniobra, ya que la comision estuvo y esta integrada por personal que a su vez trabaja en dichas dependencias. Muchos de ellos estan relacionados con el servicio de investigaciones del organismo, por lo que la parte investigativa de los delitos que comete el personal de esta zona lo encubren de forma sistematica y organizada, tal como lo han hecho desde hace mas de veinte años con todo el personal que ha revistado en las filas de la institucion y ha prestado servicio en la zona de Bahia Blanca.

Los funcionarios que en la decada de los 90, fueron suboficiales y oficiales jovenes recien egresados de los institutos de formacion, hoy ostentan las maximas jerarquias y tienen a cargo las diferentes jefaturas zonales, tal es el caso de Gustavo Vera, quien fue jefe de la delegacion de inteligencia con la jerarquia de subprefecto, y fue Prefecto Principal (Jefe de la Prefectura Bahia Blanca) en los años en los que denuncie los crimenes que allí se cometian. Este oficial fue quien incendio los archivos de inteligencia de la Prefectura de esta zona, para evitar que el allanamiento realizado por el Fiscal General Dr. Hugo Cañon, puediera dar frutos positivos en la investigacion por el doble homicidio de Loyola-Heinrich, en el cual solo Luis Bustos, Néstor Nougués, Francisco Martínez Loydi fueron condenados.

El personal de la Prefectura Naval goza con impunidad absoluta en esta zona, ya que muchos funcionarios de este organismo tienen relacion estrecha desde hace años con fiscales y jueces provinciales como asi tambien federales.

Orlando Sauco contrato a su hijo Walter Sauco hace ya cinco años; Leonel Sauco hijo del Osvaldo, pertenece a la dotacion de investigaciones de esta ciudad, y trabaja directamente para la jefatura, y es quien realiza junto a Alejandro Gizzi, Ana Brandan, Ricardo Brandan, Miguel Marquez, Oscar Lopez, y demas integrantes de inteligencia, la operatoria de encubrimiento de toda estafa perpetrada en la zona. Alejandro Gizzi es intimo amigo y desde hace muchos años, del Dr. Sebastian Fogglia, quien en reiteradas ocasiones lo ha llamado para entregarle en mano expedientes para la posterior tarea investigativa de causas penales. De esta forma, dicha tarea era regulada de manera discrecional. Los llamados se realizaban via telefono celular particular, y los compañeros de oficina y las jefaturas tenian conocimiento de esto.Este suboficial es primo hermano de la esposa de Daniel Santana, quien en la actualidad es el delegado de la filial del circulo de suboficiales antes mencionado.

Alejandro Gizzi

A su vez, es intimo amigo de Walter, Leonel, y Orlando Sauco. Este ultimo, se anoticia por parte de Leonel y Walter Sauco, que yo estaba realizando preguntas sobre la forma de contratacion de la seguridad, para posteriormente publicarlo en mi sitio web www.infodelitos.com.ar. Al enterarse de esto, rapidamente llamaron a elecciones (siendo ellos unica lista, sin opositores), y Daniel Santana quedo como presidente y/o delegado de la filial, de esta forma intentaron encubrir la maniobra ilicita que vienen desarrollando desde hace mas de cinco años.

No son los unicos que tienen parientes dentro de la filial y ambos trabajan en la misma; Juan Carlos Perez tiene a su hijo, y el primero es o fue chofer durante muchos años, de los jefes de la Prefectura Bahia Blanca. Miguel Marquez y Oscar Lopez, son quien han trabajo codo a codo con Leonel Sauco y Alejandro Gizzi en la oficina de investigaciones, por lo que no pueden negar el conocimiento de dicha operatoria. Cabe destacar, que si bien en esta sede del Circulo de Suboficiales diariamente trabajan alrededor de una docena de personas, para la operatoria delictiva necesitan tener la aprovacion y/o el visto bueno de la jefatura de la Prefectura de Zona y la Prefectura Bahia Blanca. Ambas jefaturas tienen operando un gran equipo de inteligencia o investigaciones, y estos son quienes tienen estrecho vinculo con los funcionarios del poder judicial, por lo que es imposible denunciarlos y que la fuerza de seguridad no tome represalias contra los denunciantes, testigos, y familiares, tal como ha sucedido conmigo y mi familia a partir del año 1998, tal como quedo demostrado en las primeras causas penales realizadas en esta jurisdiccion (Causa 86/99 Juz Fed N° 2, Causa N° 11/00 Fiscalia General de la Camara Federal de Apelaciones de Bahia Blanca, etc….). Todo aquel que denuncia al personal de la Prefectura Naval en esta zona es perseguido, intimidado, hostigado judicialmente.

Los vinculos con el poder judicial son infinitos y han sido expuestos en diferentes medios de comunicacion. Jueces Penales Federales y Provinciales, han amparado violaciones de derechos humanos, encubierto homicidios (Loyola y Heinrich, quema de archivos de inteligencia), robos de combustible y depositos judiciales en Puerto Galvan y Puerto Rosales, policia adicionial y estafa a las arcas del estado en Punta Alta.Ha la fecha mi hermano Christian Calderon ha sido perseguido por ser mi familiar directo, de estar prestando servicio como oficial del cuerpo general, y de haber realizado diferentes cursos para poder ser cada dia mas profesional dentro de la institucion, ha sido desde el año 2003 puesto a prestar servicio en el escalafon especial, con lo cual nunca va a poder llegar a las maximas jerarquias, tampoco puede ejercer el cargo de jefe de ninguna dependencia, no va a poder cobrar el dinero correspondiente a dichos cargos, y los ascensos son postergados muchos años en las pocas jerarquias que el pudiera alcanzar, SI TIENE MUCHISIMA SUERTE.

Julio Cesar Ojeda, a quien denuncie en el año 1998/99 fue quien en el año 2003 al ser jefe de la Direccion de Personal de la Prefectura, dispuso su pase a ese escalafon, siendo esto violatorio a todo ordenamiento juridico. En sintesis, el personal del Circulo de Suboficiales realiza diversas maniobras delictivas, ayudado por el servicio de integencia e investigaciones de la Prefectura Naval. Este servicio de inteligencia opera directamente con las diferentes jefaturas de la institucion, quienes a su vez operan diariamente con jueces, fiscales, secretarios, y demas personal de los juzgados y ficalias penales provinciales y federales. A su vez, esta red  realiza sus maniobras delictivas amparados por sus lazos con la fuerza que deberia ser quien investigue dicho accionar. Esta red de encubrimiento fue la que vengo denunciando en diferentes organismos judiciales de Bahia Blanca y Capital Federal. Es una gran hermandad delictiva, o mejor dicho: una gran ASOCIACION ILICITA, la que se protege mutuamente, y castiga a quienes denunciamos y publicamos en internet todo esto.